Sunday, May 07, 2006

"Y otro post de prueba"

Segundo asalto

Los investigadores de la State University of New York llegaron a la conclusión de que las mujeres que mantienen relaciones sexuales sin preservativo y por lo tanto tienen contacto directo con el semen, sufren de menos depresión que aquellas que usan el condón como método de anticoncepción. El estudio llevado a cabo con 293 estudiantes, usó el Cuestionario Sobre la Depresión de Beck como parámetro de medición. Según el test, las personas con puntaje sobre 17 son consideradas moderadamente depresivas.

El equipo de investigación encontró que aquellas mujeres cuya pareja nunca usa condón, promediaron los 8 puntos. Aquellas que lo usan de vez en cuando llegaron a los 10.5 puntos y las que mujeres que lo usan siempre promediaron 11.3. Mal les fue a las que se abstienen de tener sexo, pues alcanzaron los 13.5 puntos en promedio.

Otro punto es que entre mayor el intervalo desde la última relación, más depresivas se colocaban las mujeres que no usan nunca o casi nunca usan preservativo. Por otro lado, los síntomas de depresión e intentos de suicidio son mayores en las mujeres que regularmente usan condón versus aquellas que no lo usan.

La explicación de las virtudes anti-depresivas del semen se deberían a que contiene hormonas las cuales son absorbidas vaginalmente y que influyen en el “humor” de las féminas (Testosterona, estrógenos, hormona folículo-estimulantes, prolactina y prostaglandinas). El efecto también incluiría al sexo oral.

Para los promiscuos, la recomendación sigue siendo la de usar siempre preservativo siempre. Nada de presentar este post como excusa para lo contrario.

Yastamos aquí

Bienvenidos!

The problem of minorities has a particular dimension, that explains in some way his politizetion. The problem's root are in the own modern state configuration: the State-nation, created through a strong linguistic, religious and simbolic identity.

However it is necessary to tell that the history has been completly different in West Europe than in Central and East Europe: the insetability of frontiers, and teh Empire like alternative to the statal organitation are two important clues to understand the different approachment to the problem of minorities in Central and West Europe. While the West European States, once created, were able to develop themselves and srenght their institutions (and nations) in the frame of a more or less stable frontiers, in Central and East Europe (despite of the early creationof some of these States[1], the non-existence of natural frontiers, the continue migration (that made difficult the linguistic delimitation), but, above all, the politic situation in these Empires, were factors that did not allow the same evolution that in West Europe.